domingo, 20 de octubre de 2013

AVANCE: THOR -EL MUNDO OSCURO-


















MITOLOGÍA UNIVERSAL: MITOS GRIEGOS (3 DE 4)


DIOSES LARES Y PENATES

Cada casa tenía un hogar y estaba protegida por la diosa Hestia, que aparece en muchos relatos mitológicos y tenía una inmensa importancia como garante de la estabilidad y la prosperidad domésticas. Pocos días después del nacimiento de una criatura, se celebraba una ceremonia para imponerle un nombre y situarla bajo la protección de Hestia. Ello implicaba correr con el niño en torno al hogar, por lo que recibía el nombre de anphidromia (correr en torno a algo).

Fuera de la casa, a la puerta de la calle, velaba una estatua del dios Hermes. Se pensaba que Hermes era portador de buena suerte y, como su réplica romana -Mercurio-, era el dios de la comunicación. Lanzando sus sandalias aladas y su gorro, blandiendo su bastón mágico, Hermes era el mensajero de los dioses. Su destreza verbal lo hizo también un tipo astuto, y era patrón de ladrones y embusteros. En un mito notorio, Hermes roba el ganado de Apolo y lo conduce hacia atrás, de tal manera que las huellas no llevaron hasta Apolo hasta él. Cuando Zeus intentó castigarlo, se las ingenión para escabullirse mintiendo sobre su edad y tocando la lira de una manera tan bella que Apolo lo perdonó.


DEMETER Y LOS MISTERIOS

Una religión mistérica es aquella que requiere que sus seguidores someterse a una ceremonia de iniciación secreta. En Grecia existían varios cultos mistéricos; uno de los más populares era el dedicado a la diosa Deméter y su hija Perséfone. Se conocía como misterios eleusinos. El himno homérico a Deméter, un poema que se creía basado en los rituales propios de los misterios eleusino, afirma lo siguiente : A los reyes de Eleusis, Deméter les enseñó sus misterios, terribles misterios que nadie puede transgedir o publicar. Se imponía la pena de muerte a todo aquel que divulgase los secretos de los rituales.

En consecuencia, nuestro conocimiento de los misterios es escaso, pero sabemo que guardaban relación con la vida de ultratumba y la agricultura, dos asuntos centrales del mito de Deméter y Perséfone. Todos los años en septiembre y octubre, tenía lugar un festival, con un procesión desde Atenas a Eleusis, seguida de una ceremonia de iniciación de dos días de duración. Es posible que hubiese una escenificación del rapto de Perséfone por Hades. A los iniciados se les prometía la vida después de la muerte. Los misterios se celebraban en Eluisis durante unos mil años y los primeros cristianos los consideraban -con razón- como una amenaza.


APOLO Y DELFOS

Apolo; hijo de Zeus y, Leto; hermano hermano gemelo de la diosa Artemisa, se asocián con muchas cosas. Ha sido relacionado en ocasiones con Febo (Brillante, su abuela fue la titán Febe) y era el dios del sol y de la luz. Apolo era el patrón de las artes y la música y se lo suele representar tocando la lira. Un mito cuenta que el sátiro Marsias desafió a Apolo a una competición musical y perdió. Apolo castigó la impertinencia de Marsias desollándolo vivo. También era dios de la curación y estaba emparentado con Asclepio, fundador mítico de la medicina. Sin embargo, paradojicamente Apolo lanzaba en ocasiones plagas sobre la gente con sus flechas.

Apolo era venerado en Delos, donde había nacido, y en Delfos, donde tenía un santuario y un oráculo. Delfos se tenía por el centro del mundo. Apolo mató allí a un dragón llamado Pitón, lo que se celebraba en los juegos píticos,. que tenían lugar cada cuatro años y dieron el nombre de Pitia a la sacerdotisa de Apolo. Ésta tomaba asiento en un trípode y daba respuesta a las preguntas en estado de trance inducido. El oráculo era consultado por muchos particulares y por ciudades, y se creía que sus predicciones siempre se hacían realidad, pese a haber sido malinterpretadas con frecuencia incialmente.